lunes, octubre 01, 2007

Octubre

Esa repentina victoria, desdoblada y redoblante, que es la primavera llega, ya no para verdecer, sino para florecer de entre las viejas ramas secas a una flor nueva, minutísima, toda de color, tiñendo de azul el balcón descuidado. Color de agricultura viva, calor de asfalto pardo.

Nuestra seguridad, que no está hecha sino de rutina, inercia y tabaco que perjudica, me permite hoy una visión primera para la mañana.

No soy persona de costumbres, soy hombre de rituales

1 Comments:

At 4:14 a. m., Blogger Paralelo 49 said...

Hay una canción que se llama birds and hopes y cuando la escucho siempre me pregunto si todos los pájaros regresan a sus nidos.

También recuerdo una pregunta, ahora ya vieja, que decía ¿Que ceremonia es la que usted necesita?

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home